Nunca es fácil volver al lugar donde tu vida cambió de un día para el otro, pero ante la adversidad uno se hace fuerte para sacar lo mejor de sí.

Con una semana bastante dura desde la vida personal y muy poco entrenamiento en la misma, iba con muy poca esperanza de hacer una carrera buena, el lugar no ayudaba para mejorar el ánimo, pero siempre te encontras con esas personalidades de las carreras que te levantan y te roban una sonrisa, haciendo que encares la carrera con alegría aunque no sea la mejor. Gracias a todos ellos aunque no supieran el momento que uno pasa.

Por suerte las ganas de correr están más intactas que nunca, intento demostrármelo cada día que salgo a correr, en cada kilometro y sobretodo en cada llegada la cual disfruto como si fuese la última.

En cuanto al clima, la mañana en principio se presento nublada, pero fue abriendo el cielo de a poco hasta quedar un cielo totalmente despejado, casi sobre la hora de largada, lo que siempre estuvo presente fue el viento el cual soplo levemente.

Pasadas las 10:30 se largó la carrera, demoré unos 10 segundos en pasar por debajo del arco (es relativamente poco teniendo en cuenta las 1200 personas presentes). En los primeros kilómetros me dedique a recuperar esa salida y pasado el kilometro 3, a hacer mi carrera, disfrutando del paisaje y de la gente que se arrimó a mirar a los corredores.
 Se notaba en las calles la fiesta que es una actividad deportiva en el interior, ya que muchos josefinos salieron a aplaudir a todos los corredores que pasaban.
Finalmente completé los 10 kilómetros en 36:48, excelente tiempo para el entrenamiento en la semana, que fue tan solo (jueves y viernes, bastante suave).

Diego con la pechera 1030, finalizó los 5km con un tiempo de 24:15, no quedando muy conforme con su tiempo, pero feliz de comenzar un nuevo campeonato.

Mientras que por parte de Bernardo y Mónica terminaron con un tiempo de 54:09 y 1:22:23 respectivamente.

La próxima fecha de la AAU será tan solo en 7 días cuando el domingo por la mañana estemos largando en el barrio de Villa Española.

Anthony Daher
Foto: Foto Correr