El titulo es por muchas razones, ya que tanto como la vuelta a correr a un buen nivel que hace tiempo que esto no se daba, también es la vuelta a escribir, cosa que hace mucho más tiempo que no hacía.

Por mediados de noviembre del pasado año y muy desencantado con el mundo de las carreras, (por diversas razones, las cuales no me parece conveniente traer aquí) comencé a correr nuevamente.

Con la mente y objetivos claros, solamente salir a entrenar para disfrutar un rato y hacer algo de ejercicio, ya que hace mucho que no salía a correr.

Comencé a correr una o dos veces por semana y con cada semana que pasaba sumaba uno o dos días, dependiendo mucho del estado de ánimo.

Llegó diciembre y con tantos kilómetros recorridos quería participar de alguna carrerita para probar como estaba. Con el ánimo por las nubes, el último día de inscripción decidí anotarme a San Felipe y Santiago, excelente decisión ya que no solo hice una buena carrera sino que disfrute como hacía tiempo que no pasaba.

Ya con el 2013 en marcha, me anoté a San Fernando. Pero estaba vez me acorde mucho de lo que me dijo un amigo, que las carreras importantes o multitudinarias (Nike, Reebok, San Fernando, San Felipe y Santiago, etc.) son para disfrutar y no para poner tiempo. Eso mismo hice y me tomé la carrera muy a la ligera, ya que en el recorrido pare para sacarme alguna foto, chocaba las manos con los niños y alentaba a la gente para que aplaudiera más. Así mismo con todos estos alicientes puse un tiempo por debajo de los 40 minutos.

Siguiendo con esa clase de “entrenamiento” (entre comillas porque no sé si en realidad debería llamarlo así) en febrero no corrí la clásica Doble San Antonio, a pesar de que es una carrera que me gusta mucho. Realizando otras actividades en febrero no participe de prácticamente ninguna carrera.

Hasta que llegó la Corrida de Kiyú, hasta el día antes tenía planificada otra actividad la cual se suspendió, entonces resolví ir para pasar el rato. Teniendo en cuenta que no tenía ninguna expectativa en la carrera más que disfrutar, me fui en moto para disfrutar mucho más el viaje. Llegado allí disfrute de la playa con Diego y pasamos un rato divertido tanto que ya ni daban ganas de correr para seguir disfrutando del agua.

Participé de la carrera en la cual a los pocos kilómetros me sorprendí mucho ya que estaba liderando la misma. Finalmente en los kilómetros finales quedé segundo puesto que no abandonaría hasta el final de la carrera. Logré ingresar a un podio después de tres años que no lo hacía. Con un promedio de 3:36 por km fue una carrera que ni yo mismo me esperaba.

Finalmente ayer por la tarde participe en otra carrera josefina, más precisamente en la competencia en Ciudad del Plata. A pesar del 4º puesto logrado, con una felicidad tremenda, ya que el ritmo de 3:36 por km se mantuvo.

Tal vez no me vean en todas las carreras, especialmente porque hay muchos aspectos de la competencia que me desagradan (de la competencia, no de las carreras). Pero volví a un buen ritmo, no en todas las carreras va a ser así, porque me gusta seguir disfrutando de las carreras a veces corriendo a un ritmo muy tranquilo.

Anthony Daher