Esta semana repasamos la carrera deportiva de algunos de los integrantes de Urban Runners, con motivo del cumpleaños del equipo contaremos la historia del mismo.

Si arrancamos así…



En el verano del 2010 un indignado Anthony Daher y un frustrado Carlos Ruiz Zorrilla comenzaron a soñar con la creación del equipo propio. Esto se debe a que su equipo en ese momento (Sayago Running) no pasaba un buen momento, pero los problemas no tenían que ver estrictamente con lo deportivo, lo que enojaba mucho mas a estos dos jóvenes.
Haciéndose presente en cuanta carrera de verano había hasta en el balneario mas escondido del Uruguay, se sentían un tanto abandonados por sus compañeros al ser los únicos que vestían en cualquier lado la camiseta de su equipo.
Carlos, quien es mas apurado e impaciente, le propuso a Anthony la idea de crear un equipo, a lo que su respuesta fue la de esperar (por el cariño que ambos sentían por el equipo).
Ambos hablaron con referentes del equipo, los cuales les aseguraron que las cosas iban a funcionar bien. Ellos como referentes del equipo, debido a su antigüedad en el equipo, no fueron tomados con mucha seriedad, al ser tratados simplemente como dos niños de 18 años.

No te ilusiones demasiado…



Llego el comienzo del campeonato de la Agrupación de Atletas del Uruguay, Carlos y Anthony notaron al equipo deslucido, si bien el mismo tenía cerca de 30 atletas por carrera, eso no quiere decir que el ambiente de equipo sea el mejor. A pesar de todas estas cosas ellos volvieron a confiar en Sayago Running para esa temporada.
Pasaron las carreras y cada vez se notaba mas el distanciamiento en el grupo, lo cual cada vez ponía mas desilusionados a los jóvenes debido a que su equipo no se parecía en nada a lo que era en sus mejores años (pero todo evoluciona o cambia, tanto para bien como para mal).

El principio del fin.



En el mes de julio los muchachos se ven involucrados en los problemas del equipo y no pasaban por lo deportivo. El paciente Anthony, que siempre espera y logra calmar casi cualquier situación, le dice una frase a Carlos que cambiaria las cosas, “hasta acá llegamos, esto no va mas”. Los chicos de 18 años hablan con el presidente de la AAU, para saber como desvincularse de su actual equipo, lo cual inicio gran revuelo.
Tan solo 24 horas después hacen el correspondiente trámite para eso, 30 minutos después de la desvinculación le llega una llamada a Anthony de una integrante importante de Sayago Running pidiendo que se replanteen la decisión. A lo cual Anthony mostró su negativa claramente. La madre del antes mencionado se mostró de acuerdo con su decisión y se alejo del equipo también al igual que su hermano Diego.
Días después de esta situación Anthony recibe otra llamada, convocándolo a el y Carlos para una reunión, la cual no se sabia para que era exactamente.

Lo mismo con otra vestimenta.


El 1º de agosto exactamente fue la reunión, los adolescentes fueron invitados a un nuevo equipo (creado por ex atletas de Sayago). Ahí se plantearon las bases del mismo, donde Anthony expuso ideas para el mismo, mientras Carlos se quedaba callado prestando atención.
Los chicos ya estaban con ideas sobre la creación de su equipo por lo que tenían un diseño de camiseta para crear, lo cual fue tomado a la ligera en este equipo, incomodándolos a ambos. El detonante final para dar su negativa a la propuesta fue un ofrecimiento que se le hace a Anthony como encargado de los menores del equipo, además de que con integrantes del mismo no se llevaba para nada bien.
Después de la reunión Carlos le dice a Anthony, “en tu casa hablamos de todo esto”.
La charla entre los amigos se dio, fue bastante larga, durando esta desde las 12 de la noche hasta las 3 de la madrugada, en la cual ambos mostraron sus puntos para la respuesta negativa.
A los pocos días Carlos recibe una llamada de este equipo nuevo, donde obviamente dice que no va a participar del mismo. Siendo Carlos un hueso duro de roer, llaman a Anthony, el cual se muestra igual que su compañero.

“Debemos inventar algo nuevo”…

Como manera de demostrar su total desacuerdo por parte de Sayago Running debido a los problemas ajenos a lo deportivo y al nuevo equipo, Carlos le propone a Anthony hacer las camisetas que ellos habían diseñado, pero de una manera artesanal. El diseño era de una camiseta de color bordo, Anthony propone este color bajo la excusa de que en la AAU “esta todo inventado, debemos inventar algo nuevo”. Si bien no es un color llamativo, no buscan llamar la atención, a estos amigos les gustan los colores discretos.
Con esta idea los adolescentes querían llegar para la próxima etapa AAU, pero eso era en tres días, Anthony pensaba que no llegaban alegando que no daban los tiempos para ello, mientras que Carlos, muy optimista, fundamentaba que los tiempos eran exactos para cumplir eso.
Horas antes de la nueva etapa Anthony y Carlos se encontraban en la casa del primero pintando los nombres en las remeras para el día siguiente.

Donde todo comenzó….



El 8 de agosto de 2010 Carlos, Anthony y Diego se visten las camisetas de color bordo, con un símbolo parecido al de Sayago en el pecho como modo de burla y en la espalda el nombre de cada uno con letras grises. En la carrera de Maturana de ese día los tres se mostraban inmensamente contentos porque sabían que esto era solo el principio.
Desde entonces corrieron en cuanto lado había una competencia con su camiseta, todos pensaban que esas camisetas eran solo en modo de “protesta” por lo cual las propuesta de varios equipos llegaban constantemente para Diego, Anthony y Carlos con el fin de hacerse con ellos tres, o al menos con uno, para la temporada 2011, a lo cual los últimos dos nombrados se hacían los desentendidos.

Vendedores de humo.



“Hagamos como que esto fue… un juego de niños nada mas” le propuso Anthony a Carlos en la llegada del verano 2011. La idea de Anthony pasaba por no usar las camisetas bordo en ese verano, mientras por debajo se pensaba todo lo que se vendría, como para hacer llegar propuestas de equipos, que ellos nunca aceptarían. Estos amigos que se complementan perfectamente, por ser Anthony la cabeza del grupo quien piensa detenidamente cada movimiento con frialdad y Carlos que es una persona que ejecuta cada idea rápidamente logrando objetivos difíciles, aceptaron esta idea y durante ese periodo no usaron las camisetas.
Detrás de todo eso Anthony diseñaba la insignia del equipo, la camiseta y el resto de los detalles que encierran crear un grupo.

Corredores Urbanos.

Anthony quien se ocupaba por los detalles del equipo, anteriormente nombrados, luego de varias reuniones con Carlos, Diego y Mónica (su madre), llegaron a una decisión con respecto a varios detalles.
Anthony con varias horas de trabajo, llego a diseñar 12 insignias diferentes y 5 camisetas distintas, las cuales presentaba en cada reunión de equipo. Pero esto no era lo que verdaderamente les traía dolores de cabeza a los muchachos, ya que Anthony le dedicaba mucho tiempo y el trabajo estaba bien cuidado, el problema era el nombre del equipo.
En ese momento uno piensa, en que parámetros basarse para ponerle un nombre a algo. Lo que los muchachos usaron en principio fue donde no hacer hincapié para llamar al equipo, como algún animal, ya que en la AAU, según Anthony son todos animales (Ñandúes, Coyotes, Rápidos Oruga, Halcones, Cuervos, etc.). Un día terminando de diseñar una de las camisetas se le ocurre Urban Runners, por lo cual no deja pasar la posibilidad y llama Diego para que le diga que le parece ese nombre, su hermano lo aprueba, a lo que le mando un mensaje a Carlos para saber su opinión y este también le da el visto bueno.
Desde entonces el equipo se llamaría Urban Runners.

Contrarreloj.

Con todo diseñado, pocos días para el inicio del comienzo del campeonato y mucho por hacer, Anthony nuevamente pensó que no llegaban por falta de tiempo, en esa duda no inscribió al equipo hasta último momento. Ahí fue cuando salio todo el temple de Carlos haciendo que en cuestión de dos o tres días, saliera cosas que habían tardado meses. Con este chico al frente de los asuntos que tenían pendientes las cosas se encaminaron y a falta de una semana para iniciar el campeonato estaba todo listo para comenzar.

Me guarde la camiseta artesanal en el ropero.



Desde días antes de comenzar el campeonato, después de la inscripción de cada uno de los integrantes, ya figuraba en la página de la AAU como Urban Runners, a lo que algunos esperaban una nueva camiseta artesanal, lejos de eso aparecimos con una linda camiseta.
El 13 de marzo en la carrera de San José lucimos por vez primera la camiseta de Urban Runners, con los colores gris y bordo, fue criticada por ser muy apagada, pero es algo distinta dentro de todo lo mismo, se puede distinguir un integrante del equipo fácilmente porque no hay una camiseta igual, ni siquiera parecida.

Un equipo familiar.



En esto último salgo del papel de alguien que cuenta una historia como un tercero y hablo como Anthony Daher. Tengo el lujo de poder contar con un equipo familiar, tengo personas las cual quiero muchísimo y aquellas personas que incluya van a ser porque se que son buenas personas que le pueden aportar para bien al equipo.
Tengo dos hermanos, una madre, la pareja de ella y mi mejor amigo en este equipo, últimamente estamos incluyendo a mi primo, es un gusto poder compartir todos los fines de semana de una manera diferente con las personas que uno mas quiere, viajar y además poder mejorar el salud con cada paso al correr.

Gracias a todos los que hicieron posible que hoy Urban Runners exista. Hoy cumplimos un año, pero esperamos que sean muchísimos mas años compartiendo el atletismo como excusa para juntarnos un rato y ganar en salud al mismo tiempo.